La Ciudad Pérdida de Tolima

PORQUE LA ÚNICA CIUDAD PÉRDIDA de Colombia no se encuentra en La Sierra Nevada de Santa Marta, El Tiranosaurio Digital les trae La Ciudad Pérdida de Falán. Una vieja mina de oro y plata abandonada al norte de Tolima, succionada durante siglos por conquistadores españoles y acabada décadas adelante por sus homólogos ingleses. Ambos, un mal del Descubrimiento de América. 

#ElTiranosaurioDigital #elpaísquevalelapenaver 

Por: El Tiranosaurio Digital | @digitalsaurio
En el municipio de Falán al norte de Tolima se encuentra uno de los destinos turísticos más desconocidos de este caluroso departamento: La Ciudad Perdida de Falán.
Una antigua construcción minera en la parte alta de la cordillera central de Colombia, que usaron los colonos españoles para saquear el oro y la plata de los indígenas tolimenses (Pijaos), dueños del territorio históricamente.
La ciudad es una compleja infraestructura de túneles, resguardos, pasajes y muros que se construyeron durante el siglo XVIII, y según cuentan los habitantes de la zona, se conectan con la Casa de la Moneda de San Sebastián de Mariquita, o como comúnmente la llaman: Mariquita. 20 kilómetros abajo.
En la mina trabajaron negros e indígenas bajo el dominio español desde la primera mitad del siglo XVIII –cuando fue colonizada por españoles– hasta finales de 1810, cuando Colombia se independizó de la corona extranjera.

También le puede interesar: Por los cauces del Museo del río Magdalena

Luego de La Independencia la mina pasó a manos de los ingleses, quienes la secaron a finales de 1800 y posteriormente la abandonaron a merced de la madre tierra.
La ciudad está a poco menos de 2 mil metros del centro de Falán, un municipio conocido en el siglo XVIII como Rosario de Lajas, en el XIX Santa Ana, y finalmente en 1930 Falán. En homenaje al poeta, matemático e ingeniero criollo Diego Fallón. Su hijo ilustre.
Y por sus caminos pasaron ilustres personajes de la historia nacional como José Celestino Mutis, quien durante la Expedición Botánica (1783-1808 y 1812-1816) catalogó gran parte de la flora del país.

También le puede interesar: En el hogar de Patarroyo

A la ciudad se puede llegar caminando tras un recorrido de 30 minutos desde la carretera por un camino real, para los que la quieran visitar. Cogiendo un bus desde Mariquita.
Donde los visitantes pueden internarse en algunas de las cuevas y pasadizos rememorando sus historias.
Las tristes historias de esclavitud y saqueos que marcaron la época de la Conquista de América –principalmente por España y Portugal y luego por otras potencias europeas–, quienes sometieron a los pueblos originarios a su estilo de vida político y cultural.
Eliminando las tradiciones y riqueza económica y sociocultural de los lugareños.
Finalmente, el viaje brinda la posibilidad de disfrutar la vista desde lo alto de la cordillera central y vislumbrar el norte del departamento de Tolima. Y ver en la parte baja los municipios de Guayabal-Armero, Mariquita y Honda.
#ElTiranosaurioDigital #elpaísquevalelapenaver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s