En tránsito por Putumayo, la marcha del final II

Porque no rendirse jamás será la senda para disfrutar un país en Paz, Silent Art y El Tiranosaurio Digital, les traen la travesía del Bloque Sur de las FARC en su segundo día hacía a la zona de desmovilización y desarme de Putumayo, ‘La Carmelita’. La Zona Veredal transitoria de normalización donde una vez lleguen, comenzarán a armar los dormitorios en los que permanecerán hasta el próximo primero de junio, la fecha máxima, según el cronograma del acuerdo de Paz, para entregar las armas y reintegrarse a la vida civil.

#ElTiranosaurioDigital, #elpaísquevalelapenaver

Fotos: Silent Art | Textos: El Tiranosaurio Digital
1.El Bloque Sur de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo, FARC-EP, compuesto por unos 400 hombres y mujeres, está en medio de la selva del putumayo y va en camino hacía la desmovilización.
El Bloque Sur de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo, FARC-EP, compuesto por unos 400 hombres y mujeres, está en medio de la selva del putumayo y va en camino hacía la desmovilización.
2.Su marcha, considerada la última del bloque como grupo insurgente, comenzó el lunes 30 de enero bajo un ambiente de ansiedad y nostalgia por dejar la tierra donde muchos han estado por más de 20 años.
Su marcha, considerada la última del bloque como grupo insurgente, comenzó el lunes 30 de enero bajo un ambiente de ansiedad y nostalgia por dejar la tierra donde muchos han estado por más de 20 años.
3.Así lo reconoce Diego, un próximamente exguerrillero, quien dijo aprendió a “leer, escribir y multiplicar” durante su estadía en un campamento, donde ha pasado sus últimos 20 años sirviendo a las FARC.
Así lo reconoce Diego, un próximamente exguerrillero, quien dijo aprendió a “leer, escribir y multiplicar” durante su estadía en un campamento, donde ha pasado sus últimos 20 años sirviendo a las FARC.
4.Diego tiene una pareja también militante del grupo insurgente más antiguo de Latinoamérica, y ambos están preocupados por su paso a la vida civil. Una incertidumbre que ronda la mente de los insurgentes que componen este bloque, que está a un día de llegar a la zona de tránsito donde comenzará el principio del final.
Diego tiene una pareja también militante del grupo insurgente más antiguo de Latinoamérica, y ambos están preocupados por su paso a la vida civil. Una incertidumbre que ronda la mente de los insurgentes que componen este bloque, que está a un día de llegar a la zona de tránsito donde comenzará el principio del final.
5.La decisión ya está tomada. Y con desolación en la mirada muchos miembros del bloque se despiden del lugar donde manifiestan se tomó “conciencia” sobre el rumbo del país.
La decisión ya está tomada. Y con desolación en la mirada muchos miembros del bloque se despiden del lugar donde manifiestan se tomó “conciencia” sobre el rumbo del país.
6.Y es que la incertidumbre no es para menos, en los últimos dos meses desde la aprobación del proceso de Paz, han asesinado 19 líderes sociales, y el Estado no ha tomado acciones concretas para detener estas masacres. Otro hecho relevante para el inicio del posconflicto y la dejación de las armas de más de 5000 personas que próximamente saldrán de las líneas de las FARC.
Y es que la incertidumbre no es para menos, en los últimos dos meses desde la aprobación del proceso de Paz, han asesinado 19 líderes sociales, y el Estado no ha tomado acciones concretas para detener estas masacres. Otro hecho relevante para el inicio del posconflicto y la dejación de las armas de más de 5000 personas que próximamente saldrán de las líneas de las FARC.

También puede leer: La marcha del final

7.Ayer el bloque estaba a la mitad del camino a La Carmelita sobre una veintena de canoas, barcas, deslizadores y arawuanas que surcaban el rió Caquetá, junto a los municipios de Mecaya y Bahía Solano. Donde Colibrí, uno de los marítimos deslizadores, cargaba un parlante de gran tamaño donde sonaba a todo volumen el himno de las FARC.
Ayer el bloque estaba a la mitad del camino a La Carmelita sobre una veintena de canoas, barcas, deslizadores y arawuanas que surcaban el rió Caquetá, junto a los municipios de Mecaya y Solano. Donde Colibrí, uno de los marítimos deslizadores, cargaba un parlante de gran tamaño donde sonaba a todo volumen el himno de las FARC.
8.A Colibrí así como a las otras barcas, los habitantes de Bahía Solano, que entre otras es uno de los puertos más grandes de la zona, salieron a despedirlos. Un ejemplo de reconciliación de esta comunidad afectada por los enfrentamientos entre el grupo guerrillero y el Ejército, así como de la salvaje infiltración paramilitar.
A Colibrí así como a las otras barcas y canoas, los habitantes de Bahía Solano salieron a despedirlos. Un ejemplo de reconciliación, de esta comunidad afectada por años debido a los enfrentamientos entre el grupo guerrillero y el Ejército que tiene la Base Aérea de Tres Esquinas muy cerca, así como de la salvaje infiltración paramilitar.
9.“Es que la gente acá estima mucho a las FARC porque construimos colegios, carreteras, y demás con la gente del pueblo”, comenta Diego. Supliendo la obligación del Estado, que brilla por su ausencia en Putumayo y en muchos otros departamentos del país.
“Es que la acá se estima mucho a las FARC porque construimos colegios, carreteras, y demás con la gente del pueblo”, comenta Diego. Supliendo así la obligación del Estado, que brilla por su ausencia en Putumayo como en muchos otros departamentos del país.
10.Mientras tanto en el lugar del histórico embarque el insurgente William Chiza dice “no más nostalgia, es hora de vivir por lo que luchamos”, refiriéndose al camino que les espera, y dejando atrás la selva inmensa y húmeda, donde los miembros del Bloque Sur de las FARC duraron a sus anchas más de cincuenta años.
Mientras tanto en el lugar del histórico embarque, el insurgente William Chiza grita “no más nostalgia, es hora de vivir por lo que luchamos”, refiriéndose al camino que les espera, dejando atrás la selva inmensa y húmeda donde los miembros de los frentes 32, 48 y 49 de las FARC, duraron a sus anchas durante más de cincuenta años.

También puede leer: El comienzo del final

11.El grupo se quedó anoche en una finca, y a esta hora van hacía Puerto Rosario, Putumayo, la segunda estación. El camino es largo y van caminando. Luego irán a Puerto Asís y finalmente concluirán su camino en La Carmelita, donde llegarán a terminar de construir sus dormitorios.
El grupo se quedó anoche en una finca, y a esta hora van hacía Puerto Rosario, Putumayo, la segunda estación. La ruta es larga y van caminando. Luego irán a Puerto Asís donde finalmente concluirán su camino en La Carmelita. Donde llegarán a terminar de construir los dormitorios, que el Estado no pudo tener listos para su llegada.
12.#ElTiranosaurioDigital #elpaísquevalelapenaver
#ElTiranosaurioDigital #elpaísquevalelapenaver

Agradecimientos a la comisión cultural y de propaganda Domingo Biohó.

Si desean conocer más de la productora Silent Art no duden de consultar: Silent Art website

Licencia Creative Commons
En tránsito por Putumayo, la marcha del final II por Silent Art | El tiranosaurio Digital se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

 

 

Un comentario en “En tránsito por Putumayo, la marcha del final II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s